¿Cómo reclamar deudas entre particulares?

Los préstamos personales a menudo se basan en acuerdos verbales, especialmente entre conocidos y familiares. En estos casos, la confianza actúa como el principal respaldo. Los beneficiarios, sean amigos o familiares, prometen devolver el préstamo mediante plazos y condiciones previamente establecidos. Sin embargo, en general no se formaliza un contrato escrito que permita reclamar legalmente el dinero adeudado.

Pedir el reembolso de estas deudas personales puede resultar incómodo y a menudo lleva a problemas y distanciamientos entre seres queridos. Por otro lado, el prestamista debe ser consciente de que un contrato escrito sería el medio más efectivo para garantizar el cobro del préstamo sin arriesgar la relación con el deudor. Esto respalda el conocido refrán que dice: “cuentas claras conservan amistades”.

Qué hacer para reclamar deudas particulares

Para asegurar el cobro de deudas personales, lo ideal es establecer un contrato formal desde el inicio. Este actúa como una garantía que confirma el derecho a exigir el pago del préstamo, respetando las condiciones y plazos acordados para su devolución. El contrato sirve como evidencia concreta de la existencia de la deuda y es fundamental para reclamar el pago, ya sea a través de un acuerdo amistoso, un procedimiento extrajudicial o un proceso legal.

Cómo reclamar sin contrato

En la vida cotidiana, a menudo se presta dinero a amigos, colegas o familiares sin un contrato formal que respalde la reclamación de la deuda. En estas situaciones, la única opción para solicitar el pago de deudas personales es a través de medios amistosos, donde es necesario recordar al deudor su compromiso de devolver el dinero en el tiempo acordado.

La comunicación es esencial en estos casos, buscando llegar a un acuerdo para el pago de la deuda, incluso si esto implica establecer un plan de pagos en cuotas o conceder ciertas facilidades. Si el deudor acepta y se compromete con un nuevo plan de pago, esto se puede considerar como una resolución satisfactoria del asunto.

Importancia de las pruebas para reclamar deudas particulares

El contrato establece un acuerdo y consentimiento mutuo entre el acreedor y el deudor, comprometiendo a este último a realizar los pagos según lo acordado o a enfrentar las consecuencias legales estipuladas en la legislación actual.

Las deudas entre particulares están reguladas por el Código Civil, permitiendo la ley el embargo de salarios o pensiones para satisfacer la deuda estipulada en el contrato de pago. Aunque las deudas personales no conllevan la pérdida de libertad, pueden afectar los bienes del deudor, incluyendo la posibilidad de retener bienes valiosos como coches o viviendas, y afectar su historial crediticio.

En ausencia de un contrato, las deudas personales pueden reclamarse mediante recibos, facturas o cualquier documento físico que demuestre el préstamo de dinero. Las transferencias bancarias también constituyen un registro válido que prueba la entrega de dinero al deudor y pueden usarse para un reclamo formal. Sin embargo, si el préstamo fue en efectivo y sin documentación, no hay pruebas de la existencia de la deuda.

Solo se pueden reclamar aquellas deudas que son líquidas, exigibles y vencidas. En casos de préstamos documentados por cheques, pagarés o letras de cambio, es posible iniciar un juicio cambiario para la reclamación de estas deudas.

Conclusión

En conclusión, reclamar deudas entre particulares es un proceso que requiere precaución y formalidad. Aunque los préstamos basados en la confianza y acuerdos verbales son comunes, establecer un contrato es crucial para asegurar el derecho de reclamo y evitar malentendidos o conflictos. 

En situaciones donde no exista un contrato, las vías amistosas y la comunicación abierta son esenciales para llegar a un acuerdo de pago. Las pruebas documentales, como recibos o transferencias bancarias, son fundamentales para respaldar la existencia de la deuda y facilitar su cobro. 

Por último, es importante recordar que las deudas líquidas, exigibles y vencidas son las que legalmente pueden ser reclamadas, y que ciertos documentos como cheques y pagarés ofrecen opciones adicionales para el reclamo judicial.

Contenido

¿Te ayudamos?

Categorías

Comparte este artículo:

Otros artículos que te pueden interesar

extincion de contrato
Desahucios

Desahucio por Extinción de Contrato

En el complejo mundo del arrendamiento inmobiliario en España, el desahucio por extinción de contrato es un procedimiento que tanto arrendadores como arrendatarios deben conocer. Este tipo de desahucio ocurre cuando el período acordado en el contrato de alquiler llega a su fin y, por diversas razones, el propietario decide no renovarlo. Este artículo detalla el proceso, derechos y consideraciones clave sobre el desahucio por extinción de contrato en España.

Leer »
desahucio impago de renta
Desahucios

Desahucio por Impago de Renta

El desahucio por impago de renta es una situación desafortunada tanto para propietarios como para inquilinos. En España, este procedimiento está claramente regulado para proteger los derechos de ambas partes, aunque su objetivo principal es garantizar que el propietario pueda recuperar la posesión de su propiedad ante la falta de pago. En este artículo, exploraremos el proceso de desahucio por impago de renta, desde las primeras señales de alerta hasta la conclusión legal del proceso.

Leer »